MedlinePlus

Ruptura prematura de membranas

Envíelo a un amigo
¿Qué es la ruptura prematura de membranas pretérmino?
El líquido amniótico es el agua que rodea a su bebé en el útero. Las membranas o capas de tejido que contienen este líquido se denominan saco amniótico.

A menudo, las membranas se rompen al final de la primera etapa del trabajo de parto. Esto con frecuencia se llama "romper fuente".

Algunas veces, las membranas se rompen antes de que una mujer entre en trabajo de parto. Cuando esto sucede de forma temprana, se denomina ruptura prematura de membranas (RPM). La mayoría de las mujeres entrará en trabajo de parto espontáneamente al cabo de 24 horas.

Si la ruptura de fuente se da antes de la semana 37 del embarazo, se denomina ruptura prematura de membranas pretérmino (RPMP). Cuanto más temprano se rompe fuente, más grave es para usted y para su bebé.  

¿Por qué sucede la ruptura prematura de membranas?
En la mayoría de los casos, se desconoce la causa de la ruptura prematura de membranas. Algunas causas o factores de riesgo pueden ser: La mayoría de las mujeres que rompen fuente antes del trabajo parto no tienen un factor de riesgo.  

¿Cómo sé que la tengo?
El mayor signo a vigilar es el escape de líquido de la vagina. Éste puede filtrarse lentamente o puede salir a chorros. Algo del líquido se pierde cuando se rompe fuente. La membrana puede continuar presentando escapes.

Algunas veces cuando el líquido se filtra lentamente, las mujeres lo confunden con orina. Si observa fugas de líquido, use un protector para absorber algo de éste. Obsérvelo y huélalo. El líquido amniótico normalmente no tiene color y no huele a orina (tiene un olor mucho más dulce).

Si usted piensa que ha roto fuente, llame al médico de inmediato. Será necesario que la examinen lo más pronto posible.

¿Qué sucederá?
Si el médico determina que tiene una ruptura prematura de membranas, probablemente necesitará estar en el hospital hasta que nazca su bebé.

DESPUÉS DE 37 SEMANAS

Si su embarazo ha pasado las 37 semanas, su bebé está listo para nacer y usted necesitará entrar en trabajo de parto pronto. Cuanto más tarde en empezar el trabajo de parto, mayor será la probabilidad de contraer una infección.

Usted puede esperar durante un corto tiempo hasta que entre en trabajo de parto de manera espontánea o se lo pueden inducir (recibir medicamentos para iniciar el trabajo de parto). Las mujeres que dan a luz dentro de las 24 horas posteriores a la ruptura de fuente son menos propensas a contraer una infección; así que si su trabajo de parto no está empezando por sí solo, puede ser más seguro inducirlo.

ENTRE LAS SEMANAS 34 Y 36

Si usted está entre las semanas 34 y 37 cuando rompe fuente, el médico probablemente sugerirá que le induzcan el trabajo de parto. Es más seguro para el bebé nacer unas semanas antes que para usted arriesgarse a contraer una infección.  

ANTES DE LAS 34 SEMANAS

Si usted rompe fuente antes de la semana 34, es más grave. Si no hay señales de infección, el médico puede tratar de retrasar el trabajo de parto, poniéndola con reposo en cama. Se administran esteroides para ayudar a que los pulmones del bebé crezcan  rápidamente. El bebé tendrá un mejor pronóstico si sus pulmones tienen más tiempo para crecer antes de nacer.

Usted también recibirá antibióticos que le ayudarán a prevenir infecciones. Usted y su bebé serán vigilados muy de cerca en el hospital. El médico puede hacer exámenes para revisar los pulmones del bebé. Cuando los pulmones hayan crecido lo suficiente, el médico inducirá el trabajo de parto.

¿Qué pasa si tengo que dar a luz a mi bebé antes (en forma prematura)?
Si usted rompe fuente temprano, el médico le dirá qué es lo más seguro de hacer. Existen algunos riesgos de un parto prematuro, pero el hospital donde usted dé a luz enviará a su bebé a la unidad de prematuros (una unidad especial para bebés antes de término). Si no existe tal unidad donde dé a luz, usted y su bebé serán trasladados a un hospital que tenga una.

Nombres alternativos
RPM; RPMP

Referencias
Mercer BM. Premature reputure of the membranes. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies . 6th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2012:chap 29.
Actualizado: 5/31/2012
Susan Storck, MD, FACOG, Chief, Eastside Department of Obstetrics and Gynecology, Group Health Cooperative of Puget Sound, Bellevue, Washington; Clinical Teaching Faculty, Department of Obstetrics and Gynecology, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
© 1997-2014 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.
A.D.A.M
Volver al comienzo | Página principal | Contáctenos | Derechos de autor | Política de privacidad