Omita y vaya al Contenido
Dirección de esta página: //m.medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000539.htm

Tratamiento poshospitalario de una fractura de costilla

Una fractura de costilla es una fisura o ruptura en uno o más de los huesos de las costillas.

Las costillas son los huesos planos y redondeados en el tórax que envuelven la parte superior del cuerpo y conectan el esternón con la columna vertebral.

Más respecto a su lesión

Una fractura de costilla puede ser muy dolorosa porque ellas se mueven cuando usted respira, tose y mueve la parte superior del cuerpo.

Las costillas en la mitad del tórax son las que se rompen con más frecuencia.

Las fracturas de costilla con frecuencia ocurren con otras lesiones de órganos y del pecho. Así que el médico lo revisará también para ver si usted tiene cualquier otra lesión. 

Qué se debe esperar

La cicatrización tarda al menos 6 semanas.

Si usted se lesiona otros órganos del cuerpo, puede necesitar hospitalización; de lo contrario, puede sanar en su casa. La mayoría de las personas con una costilla rota no necesitan cirugía.

En la sala de urgencias, usted puede haber recibido un medicamento fuerte (como un bloqueo nervioso o narcóticos) si tenía dolor intenso.

Usted no tendrá un cinturón ni un vendaje alrededor del pecho porque esto impediría el movimiento de las costillas al respirar o toser. Esto puede llevar a que se presente una infección pulmonar (neumonía).

Alivio del dolor

Aplique compresas de hielo durante 20 minutos de cada hora que esté despierto durante los primeros 2 días; luego, de 10 a 20 minutos 3 veces diarias, según sea necesario, para reducir el dolor y la hinchazón. Envuelva la compresa de hielo en una tela antes de aplicarla en la zona lesionada.

Es posible que necesite que le receten analgésicos (narcóticos) para mantener el dolor controlado mientras los huesos sanan.

  • Tome estos medicamentos de acuerdo con el horario que el médico le recetó.
  • No beba alcohol, ni conduzca, ni opere maquinaria pesada mientras esté tomando estos medicamentos.
  • Para evitar el estreñimiento, beba más líquidos, coma alimentos ricos en fibra y use ablandadores de heces.
  • Para evitar las náuseas y los vómitos, trate de tomar los analgésicos con alimento.

Si el dolor no es intenso, puede utilizar ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve, Naprosyn) que puede comprar en la tienda.

  • Éstos deben evitarse durante las primeras 24 horas después de su lesión ya que pueden favorecer el sangrado.
  • Hable con el médico antes de usar estos medicamentos si tiene cardiopatía, hipertensión arterial, enfermedad renal o ha tenido úlceras gástricas o hemorragia interna en el pasado.
  • No tome más que la cantidad recomendada en el envase o por el médico.

La mayoría de las personas también utiliza paracetamol (Tylenol) para el dolor.

Actividad

Para ayudar a prevenir una infección o un colapso pulmonar, haga ejercicios de respiración profunda y lenta y ejercicios de tos suave cada 2 horas. Sostener una almohada o una manta contra la costilla lesionada puede hacer que esto sea menos doloroso. Es posible que necesite tomar primero su analgésico.

Es importante permanecer activo. No se quede en la cama todo el día. El médico hablará con usted acerca de cuándo puede volver a:

  • Sus actividades cotidianas.
  • El trabajo, lo cual dependerá del tipo de labor que haga.
  • Los deportes u otras actividades de alto impacto.

Mientras sana, evite movimientos que ejerzan presión dolorosa sobre las costillas, por ejemplo, hacer abdominales y empujar, halar o alzar objetos pesados.

Control

El médico verificará que usted esté haciendo sus ejercicios y que su dolor esté controlado para que pueda estar activo.

Generalmente no hay necesidad de tomar radiografías a medida que sana, a menos que presente fiebre, tos, aumento del dolor o dificultad para respirar.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico si tiene:

  • Dolor que no permite la respiración profunda o la tos.
  • Fiebre.
  • Tos o aumento del moco que expectora.
  • Dificultad para respirar.
  • Efectos secundarios de los analgésicos tales como náuseas, vómitos o erupciones cutáneas.

Referencias

Rib fractures. In: Eiff MP, Hatch R, eds. Fracture Management for Primary Care. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 18.

Actualizado 5/15/2014

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados